Cómo Limpiar los Filtros de la Campana (Con Bicarbonato)

Seamos sinceros, ¿cuando fue la última vez que inspeccionaste el filtro de la campana extractora? Sabemos que ha pasado tiempo, no te sientas mal. Sin embargo, si lo miras bien, verás que está grasiento, sucio y, francamente, bastante asqueroso.

Dejar los filtros de la campana de la cocina impolutos es más sencillo de lo que crees. Sigue estos pasos:



Limpiar los Filtros de la Campana de la Cocina

limpiar filtros de la campana con bicarbonato


Qué vas a necesitar

  • Media taza de bicarbonato
  • Una olla
  • Agua


Paso 1: Usa una olla que sea lo suficientemente grande como para acomodar al menos la mitad del filtro de la campana extractora y llénala con agua.

Paso 2: Pon a hervir el agua y agrega poco a poco media taza de bicarbonato de sodio. Es importante que lo hagas poco a poco, ya que el bicarbonato burbujeará a medida que lo vayas agregando al agua.

Paso 3: Una vez que hayas agregado todo el bicarbonato de sodio a la olla, coloca el filtro sucio de la campana extractora en el agua hirviendo. (Es posible que tengas que hacer medio filtro cada vez, según el tamaño).

Hierve el filtro durante unos minutos en ese agua con bicarbonato y la grasa se eliminará. Es asqueroso, pero muy útil.

Paso 4: Una vez que todo haya hervido durante al menos unos minutos, enjuaga el filtro con agua caliente del grifo. Si el agua sale clara, ya está. Si queda grasa o suciedad en el filtro, llena de nuevo la olla con agua limpia y repita el proceso de nuevo.

Paso 5: Por último, coloca el filtro limpio boca arriba en la campana extractora y déjelo secar de forma natural durante unas horas. Una vez que el filtro esté completamente seco, fíjalo a la rejilla de ventilación de la campana y ya está.

limpiar filtro campana bicarbonato



Si el filtro es viejo, puede que no llegue a quedar perfecto después de la limpieza, pero verás que el color es completamente diferente después de que toda la suciedad y el aceite que se eliminará.

¿Con qué frecuencia hay que limpiar el filtro de la campanas extractora?

Limpia los filtros cada dos o tres meses, según tus hábitos de cocina. Si usas el fuego con frecuencia o fríes muchos alimentos, los filtros pueden requerir limpiezas mensuales regulares. Si no cocinas con mucha frecuencia, es posible que puedas pasar tres o cuatro meses sin limpiar.

Siempre tienes que limpiar los filtros después de un evento importante como una fiesta o una cena. Basta con mirarlos de cerca cada pocas semanas y ver si la grasa y la suciedad se están acumulando.


Cómo limpiar la grasa de la campana extractora

Si la grasa persiste en la campana, prueba con lo siguiente:

  1. Mezcla tres partes de bicarbonato y una parte de agua para hacer una pasta de bicarbonato de sodio.
  2. Cubre las áreas grasientas de la campana con la pasta.
  3. Déjalo reposar de 15 a 20 minutos.
  4. Limpia la campana extractora con un trapo húmedo.
  5. Seca la cubierta con un paño de microfibra.
  6. Remata el acero inoxidable con pulidor de acero inoxidable.

Cuando los filtros se remojan o se limpian en el lavavajillas, es el momento perfecto para limpiar el resto de la campana extractora. Debes limpiar el exterior de su campana cada pocas semanas, o incluso semanalmente si cocinas mucho.

Por lo general, esto no es un problema, ya que es mucho más sencillo que limpiar los filtros de la campana extractora.

Además, asegúrate de limpiar el interior de la campana donde se colocan los filtros antes de devolverlos a su lugar.

Si no tienes bicarbonato, puedes usar un desengrasante líquido en spray y algunos trapos suaves. Una opción muy común de limpiador para muchos propietarios de viviendas es el agua tibia con jabón, que funciona muy bien en casi cualquier superficie.

Si la campana extractora tiene botones, frota más suavemente mientras trabajas alrededor de los botones. Si tienes una campana extractora de vidrio, usa un limpiador de vidrio estándar.

Para una campana de acero inoxidable, termina puliendo con un paño de microfibra seco, moviendo la mano en la dirección de la veta.

Después de limpiar, elimina todos los residuos que queden. Usa agua tibia y un paño para enjuagar el desengrasante. Luego, seca completamente todas las superficies.