Cómo Limpiar Aceite Quemado de la Vitrocerámica

quitar grasa quemada vitroceramica

Es lo más habitual del mundo. Estar cocinando con aceite, que salpique o se derrame, y que, finalmente se queme.

Es cierto que puede ser trabajoso limpiar la vitrocerámica de grasa quemada, pero para eso te vamos a explicar cómo hacerlo paso por paso:

Cómo Quitar el Aceite Quemado de la Vitrocerámica

Vas a necesitar:

  • Jabón de platos
  • Bicarbonato de sodio
  • Agua
  • Esponjas
  • Trapos suaves

Pasos a paso:

  1. Cuando hay salpicaduras de grasa sobre la placa, es más fácil limpiar primero los aceites que no estén secos.
  2. Humedece una esponja o un paño suave con agua.
  3. Agrega una pequeña cantidad de jabón para platos y limpia la superficie de la vitro.
  4. Enjuaga la esponja o el paño con frecuencia y limpia todos los residuos. El jabón para platos penetrará en la grasa consiguiendo eliminarla.
  5. Si aún queda grasa que no se va, utiliza el bicarbonato. Haz una pasta con bicarbonato de sodio y agua. Añade solo unas gotas, de forma que se pueda untar.
  6. Aplica esta pasta en las zonas manchadas de grasa y déjala reposar durante unos 10 minutos.
  7. Frota la zona con un paño suave o una esponja. El bicarbonato de sodio actúa como abrasivo suave, y eliminará los residuos de grasa más resistentes.
  8. Cuando se elimine la grasa, limpia el exceso de bicarbonato de sodio.
  9. Lava y enjuague la superficie completamente.


Tips Extra para las Manchas de Aceite de la Vitro

  • Hay otros productos que también pueden eliminar la grasa quemada. Puedes probar también a rociar Coca Cola sobre las manchas y dejar que las ablande. El líquido devorará la grasa permitiendo que se elimine. El vinagre también funciona como ácido suave para eliminar el aceite quemado.
  • Evita el uso de abrasivos fuertes. Estos pueden estropear la superficie de la placa y dejarán marcas de rayones por todas partes.
  • Scotch-Brite fabrica un producto diseñado específicamente para eliminar las manchas de grasa difíciles (este). Simplemente tienes que poner el limpiador siguiendo las instrucciones del paquete. Una vez que la grasa reseca se ponga «gomosa», límpiala con un paño suave. Repite hasta eliminar todas las manchas de aceite.